Martirio

Aléjate de mi alma ilusa,
soñadora e idealista.
Opresores despierten del más allá,
dominadores del terror,
urgen por todo mí ser.
Él juzga mi espíritu,
asesina despiadadamente mis pecados.
Generosos seres torturadores llenos de odio,
soy un banquete especial.
Entes malignos divagan en este vasto infierno,
almas perdidas esperando ser juzgadas,
sus fuegos invaden mil corazones.
Espectros devoran seres,
colmando su apetito voraz.
Tiranizando, cremando débiles.
Inhumanos verdugos habitan estas tierras,
atroces y anormales dispuestos a decapitar,
sin piedad alguna,
monstruosos desalmados más allá

de toda imaginación.