(…)

Lagrimas llenas de inquietudes, para callar los recuerdos de un pasado que quema el corazón de sólo evocarlo
Una luna que se llena de amor, deslumbrada por mil estrellas que se encienden de deseo, en una fugaz noche de ardiente pasión.

Historias de pasión recorren mi imaginación en los sueños inconfesables de noches solitarias y huérfanas de amor.
No se puede vivir amando de rodillas, le dijo con lágrimas contenidas. La puerta se cerró y nunca más se abrió.
Años de dolor le costó comprender el amor.

Siglos de soledad le esperan hasta la próxima lección.
Una carta de amor descansa en un cajón, mojada por una lágrima que destiñe el sueño de lo que pudo ser y no fue.
Sueños en blanco y negro, de una pasión que me dejó marcas en la piel. Tatuajes de una historia de amor que no olvidé.
Frases de amor en los labios. Poesías susurradas al oído. Caricias que erizan la piel. Pasiones que abrazan el alma.

Besos que tiñen olvido. Caricias que buscan el amor que se ha descuidado. Lágrimas que no disimulan lo que se ha perdido.

Sintió enloquecer su corazón cuando lo vio parado ahí, pero no supo que decir y ese segundo de amor se desvaneció.