Yo me mimo

Mi yo libre el que ves el que juzgas el que amas el que confunde, está inquieto.
Mi yo escondido, se rehúsa y resiste la envestida de aquellos quienes pierden el tiempo en colonizarlo.
Mi yo negado y su tenacidad por amparar y guarecer, aquello que mi terquedad no asimila, se siente aliviado.

Mi yo oculto, permanece sereno, deseos  inconfesables, vivencias traumáticas, pasiones prohibidas. Posee un atributo, mi silencio.