Integridad


La aurora y mi alma
elevan mis palabras
más allá de las fronteras
y las acogen corazones espirituales
 mientras duermen plácidamente,
cuando las estrellas saludan a la luna
 y la bóveda celeste protege nuestros sueños.
 Revoloteas entorno a mis emociones,
y las abrazas con tu magia
 para dibujar en ellas
destellos de paz
y con ellos te posas en mi alma,
 donde acaricias mi luz
y te siento como una bendición.
 El sol es testigo
 de la calidez que aportas
 a mi momento presente
 y de cómo lo envuelves
 con tu amor y esperanza
en el proceso de mis días.
Aguardas a que el cielo
 se enamore de la noche
y me adentre en el subconsciente
 para llevarme al regazo
del infinito donde lo sublime
se funde con lo divino
y me siento en unidad contigo.
Te miro a los ojos
 y me encuentro a mí misma
en el despertar de un amanecer
con rayos de eternidad

al abrigo del alba.