Nostalgia


Ay recuerdo, que tocas la puerta
de la melancolía;
unas veces un sueño otras un susurro del tiempo. 

Las campanas tocan su armonía 
unas veces baile y juego 
otras veces un fúnebre viento. 

Así comenzó el viajero, 
andando en pies de nubes y sueños; 
nadando en un traje de pez y acero.
Volando en espíritu del ave Fenix 
con corazón en llamas de fuego. 

No es tristeza y melancolía 
es un susurro, un soplo del alma 
en la travesía de la existencia. 

Añoro el roce con lo verdadero y eterno. 

Hoy le escribo al recuerdo... 
Piadoso, en calma, como un destello en el alba. 

Unas veces, la fe de crear 
un círculo, con el sentimiento 
del pequeño atrapado 
en su fantasía.