Trance

Esparcí tus cenizas por donde van mis pasos
En los rincones de mi oscuridad encontré tu reflejo
me sonrió a través del cristal que contenía la esencia de tu memoria
clara fue tu sonrisa como el brote de un arroyo
tu mirada un trozo del cielo nocturno que tan celosamente guardaba para mí
y tus manos un consuelo irreal.
acudiendo una vez más para aliviar mis noches de angustia
abriendo paso a la razón incierta en medio de la desesperación.
Escuché el sollozo de un ángel a lo lejos de mis horizontes
pero el temor a los designios divinos me había abandonado hace tiempo
tanto era el alcance de mi pasión por ti como para velar la razón;
pues el susurro de la tentación interrumpió mi silencio
y yo no me atemoricé ante ello.
Una vez más me he hallado al borde de la desolación
entre la delgada línea que separa la obsesión del recuerdo
y la caricia inocente de un amor ingenuo
del ansía contenida en un beso lleno de posesión.
Las horas pasan como una hoz que se cierne sobre mi cabeza
dejándome guiar por el sonido de una brisa helada que no había sentido antes
llevó mis pasos hacia las laderas tocadas por el Invierno
me dejó caer en medio de la nada desdeñosa
envuelta en tus cenizas

observando con adoración tu sepulcro.