Susurro



Insensible espíritu de mirada triste,
Que en mi andar ceniciento me acompañas.
 Impasible ensoñación que mi alma rebañas,
De puñal agudo que en mi corazón hundiste.
Astuta hada de mil cuentos infantiles,
Que vives aislada del bosque en su espesura.
Pensamiento fugaz que me robas la cordura,
Haz volver de nuevo las ideas a sus cabales.