Quimera


Fractura cualquier dimensión
Has de nuestro amor
lo más universal y dual
Que Dios nos destierre,
Siempre penétrame
para ser eternamente tuya.
En la turbación
entra un juego secreto
en los pensamientos
tu cuerpo fundido al mío
Cópula de mi imaginación.
Has encendido el deseo maldito
que mi cuerpo empieza
a temblar,
Puedo verme en tus ojos
sentir la respiración
llamando a tu sexo
La niebla se esparce
Tu silueta aparece,
La lujuria se engendra
entre mis muslos mojados

Quejido, mi gemido atenuante
en la excitación y al borde
El orgasmo llama la eyaculación.
Tinto veneno
de nuestra pasión
bebiendo de ella en cada sesión,
La fotografía es aún más orgásmica
Limita la censura, cubre la fantasía
que la seducción más abstracta
jamás ha sido fingida
El castigo expandido
por la yema de tus dedos
Conságrame con el pecado
más exhausto y venidero
de la ruptura de tus besos.
Condiciona mi locura
Que el milagro de tenerte
no solo sea un sueño más,
Que al amanecer sean tus brazos
la ropa que me cubra.
Que dormir en tu pecho
sea la caricia más profunda
Imploro tu sudor se interne
por los poros de mi piel
Tu dosis es un misterio
Soy adicta del sexo
que has abierto para mí
entrega divina sensibilidad
y despójame de todo el pudor
Perviérteme sin compasión
Viérteme hasta el fondo
Muerde mi corazón
Hazme agonizar en ti
hasta que la luz se pierda
en una convulsión sin fin.