Cautiva


Toque sutil, casi prohibido sobre tu piel
para despertar la furia del amor,
salvaje y delicioso ritual
que danza en tu ojos
y me atrapan, me haces prisionera
sintiendo en el cuerpo
néctar que se derrama de tus formas
y voy sedienta a ellas,
beber hasta caer rendida,

poseída, sonámbula de ti.