Te vi


 Te vi
en el jardín abierto por la luna
y en aquel instante
un rayo sumergido en el ensueño
te alumbró en la distancia.

Me viste
sobre la herida blanca del silencio
y entonces tú captaste
que el amor era sólo una visión.

Nos vimos
aquella tarde en medio de las nubes
y una línea infinita
hizo de bisectriz en nuestro encuentro.

Te miré
al tiempo que una estrella
nos robó el jeroglífico del alba.

Me miraste
a través de la luz de una farola
y entendiste mi alma con la sombra.

Nos miramos
un día de tormenta
bajo las ruinas grises de aquel faro

y un relámpago azul evanescente...