Vuelve

 
Vuelve

Aquí en mi íntima penumbra, donde brisas y flores se entrelazan
al tedio de una fuerza indolente. Aquí aprendí a llorar con mi propia sombra.
Desvaríos miles, respiro y sé que me basta pedir prestado de tus labios el soplo de mi nombre...susurrando...
Sin embargo sigues ahí, oculto en la distancia de mi olvido reflejado en mi mente...
Hoy más que nunca deseo adormecer mi sed de tú...desmadejar tus besos en mis besos para desgreñar tus ansias, en mi ansiosa piel...