Inquieta adoración



La noche se ha filtrado
debajo de mis uñas,
qué extraña sensación
la de la luna en mis dedos
aderezada por un cosquilleo
de sangre perezosa,
esa respiración parecida al pensamiento,
ese querer estar viva
para poder contarlo,
y que vuelvan a su lugar

los propósitos soñados.