Quién diría que un día
Te encontraría y formarías parte de mi vida
Si me lo hubieran dicho antes, no lo creería.
Hoy estás presente en mis porqués,
Cuando te miro no sé si es el silencio del corazón temblando
O si es el grito de la garganta muda
Las que me llevan hasta ti.
El tiempo ya no existe, cuando veo fijo al horizonte
Y me pregunto si piensas en mí.
Irónica la vida que me hizo conocerte
Y más irónica aun sabiendo que ya no puedo tenerte.
¿Será acaso la costumbre de verte la que me hace quererte?
¡Oh...pobre de mí!!! Y de este corazón que oculta aquello
Que mis ojos develan y mi boca no se atreve a decir...

"Eres y siempre serás mi más bonita casualidad".